Cambio de amortiguadores

 
Un

cambio de amortiguadores

cuando se desgantan garantiza el confort y la manejabilidad durante la conducción.

Los amortiguadores mantienen la adhesión del coche a la carretera y hacen que no haya o se reduzcan al mínimo los movimientos durante la conducción. Son el elemento principal del sistema de suspensión de un vehículo y garantizan el confort y la manejabilidad en carretera.

Es fundamental que los amortiguadores estén en buen estado para mitigar el aquaplaning en caso de lluvia y reducir la distancia de frenado hasta 5 metros. Unos amortiguadores estropeados provocan el desgaste prematuro de los neumáticos y de los trapecios, rótulas y demás elementos del sistema de suspensión. Si se cambian a tiempo, se alarga notablemente la vida útil de los neumáticos.


 

El desgaste es progresivo y puede causar malestar en el conductor a la hora de manejar el vehículo. Por este motivo no se debe dejar pasar mucho tiempo desde que se detecta que ya no se conduce como antes para evitar males mayores y equilibrar cuanto antes el vehículo.

Por todos estos motivos, recomendamos un cambio de amortiguadores entre los 70000 y los 150000 km pero haciendo revisión de los mismos cada 20000 km para asegurar su correcto funcionamiento y que no haya un mayor desgaste.

En Talleres San Joaquín realizamos, además, un control visual del cuero del amortiguador para detectar posibles fugas que hagan que se pierda calidad en el confort y que eso lleve a tener que realizar el cambio de amortiguadores con mayor urgencia.

976 41 41 48